Publicaciones etiquetadas con: Robert E. Howard

Especial Mundodisco: Universo de diversión (I)

Mundodisco

En un lejano juego de dimensiones de segunda mano, en un plano astral ligeramente combado, las ondulantes nieblas estelares fluctúan y se separan.

La Gran Tortuga A’Tuin se acerca, nadando lentamente por el golfo interestelar, con los pesados miembros llenos de hidrógeno congelado, la enorme y viejísima concha llena de cráteres de meteoros. Con unos ojos del tamaño de mares, encostrados de lágrimas reumáticas y polvo de asteroides, Él contempla fijamente el Destino.

En una mente más grande que una ciudad, con lentitud geológica, Él piensa sólo en el Peso.

Por supuesto, la mayor parte del peso se debe a Berilia, Tubul, Gran T’Phon y Jerakeen, los cuatro elefantes gigantes sobre cuyos lomos y amplios hombros bronceados por las estrellas descansa el disco del mundo, enguirnaldado por una enorme catarata a lo largo de toda su circunferencia, y cubierto por la bóveda azul pálido del cielo.

– Terry Pratchett, “El Color de la Magia”

  

Con esa pintoresca –y poderosa- descripción de su universo, Terry Pratchett daba la bienvenida a los primeros lectores que se acercaban, con curiosidad, a la obra que inició todo un fenómeno. Se trataba de El Color de la Magia, y corría el año 1983. Poco podría imaginarse este relaciones públicas de una central nuclear que la Gran Tortuga A’Tuin salida de su imaginación, en efecto, contemplaba su Destino.

El animal no tardó en convertirse en uno de los iconos del imaginario popular; la saga Mundodisco, en una de las más queridas; y su autor, en el segundo escritor de ficción con más ventas después de J.K. Rowling.

El Color de la Magia

Pero como cualquier franquicia que se precie, ha necesitado explorar otros caminos más allá de los literarios para descubrirse ante otros públicos. A medida que se iban sumando legiones y legiones de fans, también se iba diversificando la oferta: videojuegos, series de TV, juegos de mesa, merchandising… Todo contribuía a engrandecer el universo y ampliar fronteras. Sin embargo, nunca se ha explotado demasiado en comparación con sus infinitas posibilidades. ¿La razón? Posiblemente el férreo control que Sir Terry Pratchett ejercía sobre todos y cada uno de los productos derivados del Mundodisco. Y lo ha debido hacer muy bien, porque ninguno de ellos ha fracasado en su cometido, y la mayoría, incluso, tienen tanto mérito como la obra en la que se basan.

En este especial vamos a hacer un repaso exhaustivo a todas las vertientes del Mundodisco: hablaremos de los videojuegos de aventura gráfica, descubriremos series inéditas en nuestro país, echaremos un vistazo a las recientes versiones de tablero de Mundodisco y sabremos un poco más sobre la biografía de su carismático autor.

De hecho, ¿por qué no empezamos hablando sobre él?

  

El hombre del sombrero

Sir Terence David John Pratchett nació en Beaconsfield en 1948, y publicó su primer relato, titulado The Hades Business, a la temprana edad de 13 años. A los 17 años, mientras se empezaba a formar como periodista, entró a trabajar en el Bucks Free Press, que abandonaría cinco años después, en 1970, para volver como sub-director de la publicación en 1972.

En 1971 despuntó como novelista con su primer libro: The Carpet People, que fue alabado por la crítica de manera casi unánime, si bien no llegó a recalar entre el público. Le siguieron The Dark Side of the Sun y Strata, en 1976 y 1981 respectivamente, antes de dar el campanazo con El Color de la Magia en 1983, la primera de las novelas pertenecientes a la saga del Mundodisco, que escribió mientras ocupaba el cargo de relaciones públicas de una central nuclear.

Terry Pratchett

El Color de la Magia está ambientada en un mundo de fantasía medieval, y no tiene reparos a la hora de parodiar clásicos como El Señor de los Anillos, o a escritores como Robert E. Howard o incluso al mismísimo Shakespeare.

Tras el éxito de las aventuras de Rincewind y, sobre todo, de la secuela que le seguiría en 1986, La Luz Fantástica, Pratchett decidió dedicarse en cuerpo y alma a su trabajo como escritor. Fue el inicio de una larga y fructífera etapa como novelista, centrada mayoritariamente (pero no de manera exclusiva) en la saga del Mundodisco, para la que ha escrito –y sigue escribiendo- más de 40 obras, entre novelas, novelas científicas y otros experimentos curiosos con los que Pratchett ha enriquecido su universo ficticio.

Fuera del Mundodisco, Pratchett ha elaborado otras obras igualmente reivindicables como Buenos Presagios, en colaboración con Neil Gaiman (Sandman, American Gods); la saga juvenil La Trilogía de los Gnomos, Sólo tú puedes salvar a la humanidad, Johnny y la Bomba, Johnny y los Muertos y Nación, entre otras.

En 1998 fue nombrado Oficial de la Orden del Imperio Británico como reconocimiento a los servicios prestados a la literatura, y 10 años después fue armado Caballero de la Corona Británica.

  

Terry Pratchett y el Alzheimer

Terry Pratchett

Pero fue en 2007 cuando el propio Pratchett hizo pública una noticia que dejó devastados a los fans de todo el mundo: le habían diagnosticado una rara variedad de la enfermedad de Alzheimer, de progresión más lenta de lo habitual, pero con las mismas y terribles consecuencias a largo plazo. Pratchett se consolaba (y al mismo tiempo consolaba a sus lectores) con el cínico optimismo que le caracteriza: “aún hay tiempo para escribir al menos unos libros más”, bromeaba cuando anunció tan fastuosa noticia.

En su última etapa, la enfermedad del escritor le ha llevado a encontrar su lado más existencialista, volcándose en una serie de documentales para la BBC conducidos por él mismo, y que exploran temas tan sensibles y controvertidos como vivir con Alzheimer (Terry Pratchett: Living with Alzheimer’s, 2009), el derecho a elegir una muerte digna (Terry Pratchett: Choosing to Die, 2011), o la extinción de las especies y del propio ser humano (Terry Pratchett: Facing Extinction, 2013).

Pratchett sigue trabajando en la saga de Mundodisco, aunque su enfermedad le impide hacerlo con normalidad, por lo que necesita la ayuda de su asistente, Rob Wilkins, a quien dicta sus novelas cuando no utiliza un software de reconocimiento de voz para escribirlas.

En el muy recomendable (aunque increíblemente duro) documental Terry Pratchett: Choosing to Die (ganador del premio al Mejor Documental en los BAFTA Escoceses de 2011), Pratchett se plantea el suicidio asistido como opción viable cuando no quiera seguir viviendo. Según él, eso ocurrirá cuando su enfermedad le impida seguir desarrollando su faceta de escritor.

Hasta aquí la primera parte del especial de Mundodisco que estamos preparando en Dungeon Marvels. Quizá los apuntes finales os hayan dejado un amargo sabor de boca, pero aún nos quedan muchas historias por contar, muchos personajes por conocer y, lo más importante, mucha diversión por delante.

No os perdáis las próximas entregas de este especial en el blog de Dungeon Marvels. Y si os habéis quedado con mono de Mundodisco, no dejéis pasar Ank-Morpork, el juego de tablero, del que hablaremos muy pronto en este especial Mundodisco: Universo de Diversión.

Mundodisco

Anuncios
Categorías: Especiales | Etiquetas: , , , , , , , , , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: